ALMA PIRATA


Belgrano se convirtió ayer en el cuarto equipo proveniente de la B Nacional que ganó la promoción, quitándole el lugar a un equipo de Primera.
Los anteriores fueron Almagro (venció en el 2000 a Instituto), Huracán de Tres Arroyos (a Rafaela en 2004) y Argentinos Juniors (a Talleres en la misma temporada).
Belgrano había participado de las dos primeras ediciones –militaba en Primera División– en las que debió revalidar su lugar ante el mismo rival, Quilmes, que en ambos casos había ganado en el partido de ida.
De esta manera, Belgrano jugó por tercera vez esta instancia y siempre las ganó.
¿Será por esa mística celeste, por su gente, dirigentes y cuerpo técnico?. No lo sé. Lo concreto es que el pirata vuelve a primera, a lo Belgrano, sufriendo hasta el final, paralizando corazones, pero eso ya es una anécdota.
En esta B Nacional donde todo es muy parejo, Belgrano debió batallar más de lo pensado para lograr su objetivo, atrás quedó la pérdida del campeonato ante Chicago por diferencia de gol, y las dos finales ante el mismo rival por el segundo ascenso.
Demostró garra, corazón, huevos y ALMA, ingrediente necesario para sacar de adentro las fuerzas que faltan cuando el físico no responde y el rival te mete en el arco.
¿El partido?, fue así, un Olimpo obligado a ganar en su casa salió a por todo, y se llevó por delante al celeste, que a los 3 minutos perdía 1 a 0, pero promediando el primer tiempo el gran Paolo, remató de afuera y clavó el empate. En el segundo, y luego de una espectacular contra, Gigli puso las cifras definitivas.
¿Si fue justo?. No para nada, Olimpo mereció más, pero careció de suerte y se topó ante la gran figura de la tarde, el arquerito Germán Montoya, surgido de la cantera del club, el que le sacó el puesto al ignoto colombiano Robinson Zapata, quien vino para ser titular, y fue uno de los grandes responsables en las derrotas del campeonato.
Pero no importa todo lo que puedan decir los medios, la gente, los jugadores, etc. lo que vale es que un GRANDE del interior volvió al lugar del que nunca debió haber salido. Bienvenido Belgrano, y ojalá que sea por muchos años, porque el alma pirata ya no sólo está en Alberdi, ahora paseará por la Boca, Nuñez, Avellaneda y mucho más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: