Amados y odiados (I)

Todos tenemos distintas percepciones acerca de una misma persona. Alguien que para mí puede ser considerada una gran persona, para mi vecino puede ser el ser humano más detestable.

El ambiente del deporte no es la excepción, hay ídolos absolutos para quienes aman los colores que éste representa, pero a la vez es odiado y repudiado por todos los demás.

Hay algunos que han ganado su prestigio por logros propios, y otros que han llegado a la palestra gracias a una campaña mediática, muchas veces instaurada por los propios medios de comunicación, porque seguramente que poner en pantalla a un tipo que dispara una declaraciones polémicas cada vez que tiene un micrófono enfrente, o alguien simpático, que se prende en cuanta pelotudez propuesta por el fantoche que esgrime el micrófono en ese momento.

Hoy haremos un pequeño análisis de los Directores Técnicos que trabajan en primera división:

Ricardo Carusso Lombardi (Arg. Jrs): sin dudas para muchos es un gran vende humo, tribunero por excelencia, pero que ha demostrado ser un tipo capaz, al que al fin se le da la oportunidad de dirigir en la elite de nuestro fútbol. Para sacar una conclusión rápida, diría que sólo lo quieren los hinchas de los equipos con los que hizo buenas campañas, y obviamente los televidentes de PASO A PASO.

Gustavo Alfaro (Arsenal): de muy bajo perfil, sin dudas un tipo muy trabajador pero al que le falta esa dosis de carisma que lo llevaría derecho a instalarse en la pantalla de FOX SPORTS, lo que implicaría instalarlo al lado de Niembro y de ahí en algún equipo de América Latina. Conclusión, tipo respetado que creo no es odiado pero tampoco amado al extremo.

Juan Manuel Llop (Banfield): como jugador es una cosa, aquí analizamos como DT, como no cuenta con un gran currículum diría, amado en Tiro Federal, indiferencia en el resto.

Miguel Angel Russo (Boca Jrs.): técnico joven que ya tiene una larga experiencia y ha obtenido además grandes logros en casi todos los equipos por los que pasó, si sos amado por el equipo más popular de la Argentina, eso ya dice mucho, y si le sumás Central, Lanús, etc. Sin dudas el tipo debe ser uno de los más queridos, y si no muy pero muy respetado.

Leonardo Astrada (Colón): el mismo caso de Llop, su gran experiencia como DT, sin dudas fue en River, donde se lo quiere mucho, pinta para ser un buen Director Técnico, lo demostró en su breve paso por Central, y a pesar de este comienzo en falso, en Colón hará un gran trabajo, no creo que despierte grandes pasiones, pero no diría tampoco que es odiado.

Diego Simeone (Estudiantes L.P.): un tipo que dejó de jugar para hacerse cargo de una semana a la otra del plantel en el que jugaba, Racing Club, que no venía nada bien, y aunque no logró revertir la situación, creo que es destacable su actitud, después agarró Estudiantes lo sacó campeón y al día de hoy lo mantiene siempre en la pelea, sin ánimo a equivocarme diría que es más querido que odiado.

Mario Gómez (Gimnasia Jujuy): con gran experiencia, pero es de esos que ni fu ni fa, puede ayudar también a esto a que dirige un club al que los grandes medios no le prestan demasiada atención, conclusión, indiferencia total.

Francisco Maturana (Gimnasia L.P.): todavía no me explico cómo puede estar dirigiendo en la Argentina, amado seguramente no, arriesgo a que en breve odiado por el pueblo tripero y con boleto de ida a Colombia sin regreso.

Pedro Troglio (Independiente): Tipo simpático, que parece ser buena gente y que ha obtenido resultados aceptables, lo demostró en Gimnasia y ahora en Independiente, se prende en la gilada periodística, pero hasta ahora no cruzó la línea como su colega de Argentinos.

Antonio Mohamed (Huracán): ídolo supremo del equipo que dirige, desborda carisma por donde se lo mire, de esos tipos que le cae bien a la gente, mediático, pero no necesita de los periodistas para demostrar que su trabajo está bien hecho.

Ramón Cabrero (Lanús): Perfil súper bajo, está más allá del bien y del mal, está haciendo un gran trabajo en Lanús, no lo veo dirigiendo a un equipo más grande, no genera rencores de ningún tipo.

Pablo Marini (Newell’s): Ignoto como DT, sólo un campeonato en Rosario, el tiempo dirá, por ahora no salió del anonimato.

Guillermo Rivarola (Olimpo): Otro joven DT, al que seguramente le sobra coraje, al haber agarrado la dirección técnica de Racing, y ahora la del recién ascendido equipo de Bahía, no me cae mal, pero no es de mis preferidos, estimo que pronto será resistido allá por el Sur de la Provincia de Buenos Aires.

Gustavo Costas (Racing): Identificado con la Academia, vino a dirigir ahora con una gran experiencia obtenida en el exterior, mal no le está yendo, un campeonato logrado lo llevaría a la categoría de héroe de Avellaneda, o por lo menos de la mitad, aunque sabemos lo desagradecida que es la parcialidad, sino pregúntenle a Mostaza.

Daniel Passarella (River Plate): experiencia de sobra, no me parece ser buena gente, aquí en la Argentina el único equipo que puede dirigir es el de la Banda roja, donde está dilapidando todo su prestigio, no tiene ya la banca ni de sus parciales, se mueve con soberbia, prometió renunciar si no obtiene algún campeonato.

Carlos Ischia (Rosario Central): Lanzándose sólo hace algunos años, siendo la sombra de Carlos Bianchi, junto a quien obtuvo muchísimos títulos, pelado simpático que por ahí irrita con alguna declaración llorona, pero que no llegan para producir un odio, mucho menos para amarlo incondicionalmente.

Fernando Quiroz (San Martín S.J.): el mote de “pesetero” lo acompañará de por vida, ha dado muestras acabadas de serlo, por ahora goza de buena salud en San Juan, veremos si una “tentadora” oferta no lo hace pecar otra vez, no piensa que la suerte que lo acompaña al seguir teniendo trabajo puede terminársele en el momento menos pensado.

Ramón Díaz (San Lorenzo): Le demostró a todos que es un ganador nato, que existe un mundo mas allá de River donde se lo idolatra con locura, también es amado por su club actual, al que le dio el campeonato, muy mediático, con declaraciones ocurrentes, simpático pero no boludo, el periodista se adapta a él y no al revés, gran cintura mediática.

Diego Cagna (Tigre): Lo tomó en la B y lo llevó a primera, en el ambiente dejó un buen recuerdo como jugador, pinta para gran entrenador, buena gente, en Boca es ídolo, supongo que en Victoria también.

Ricardo La Volpe (Vélez Sársfield): verborrágico, pregúntenle a los hinchas de Boca, su testarudez absurda, los llevó a perder un campeonato que estaba en bandeja, demuestra poco carisma, muere con la de él, no acepta críticas, es intolerante, empieza a ser resistido por el Fortín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: